LAS GRANADAS.

En la parte superior de las columnas, se pueden ver tres Granadas en cada una, una está entreabierta para que aparezcan las semillas.

La Granada, originaria de Oriente, simboliza la unión de los masones representados por sus semillas unidas en bloque.

Sin embargo, también representa la sustancia afrodisíaca, ya que el Rey Salomón ingería su vino para enfrentar el desempeño sexual con sus novecientas mujeres.

La sustancia afrodisíaca actúa no solo en el sexo, sino en todo el sistema nervioso, dando energía muscular y celeridad mental.

El masón no está obligado a disfrutar en su alimentación la Granada, mucho menos a tomar el vino producido de sus frutos, de hecho, en desuso entre nosotros; sólo en Jerusalén todavía se fabrica, más por tradición que por costumbre.

Al contemplar las granadas, recordamos los logros de Salomón, que tiene una estrecha relación con la Masonería, al menos en lo que respecta a la construcción del templo.

No existe una Logia que no tenga raíces en eventos pasados.

El masón tiene la obligación de conocer estos hechos.

Breviário Maçônico / Rizzardo da Camino, – 6. Ed. – São Paulo. Madras, 2014, p. 344.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.